Cordoba Solidaria Blog

La introducción de un sistema de traslado en ambulancia y de servicios obstétricos de urgencia en Burundi y en Sierra Leona se ha traducido en una reducción considerable de los riesgos de fallecimiento por complicaciones ligadas al embarazo. Traslado de una mujer embarazada al centro de referencia de Kabezi, Burundi. Fotografía: Sarah Elliott

Reino Unido, primera gran potencia en dedicar un 0,7% a la cooperación al desarrollo

Un primer ministro conservador, David Cameron, cumple con una eterna promesa progresista

Las ONG de desarrollo lo celebran como “una gran victoria” en un “día histórico”

Además, el gobierno baja los impuestos a las empresas: la tasa de sociedades bajará 8 puntos hasta el 20%

La introducción de un sistema de traslado en ambulancia y de servicios obstétricos de urgencia en Burundi y en Sierra Leona se ha traducido en una reducción considerable de los riesgos de fallecimiento por complicaciones ligadas al embarazo. Traslado de una mujer embarazada al centro de referencia de Kabezi, Burundi. Fotografía: Sarah Elliott

Traslado de una mujer embarazada al centro sanitario de Kabezi, Burundi. Foto: Sarah Elliott / MSF

más INFO

Lo ha anunciado el ministro de Hacienda, el conservador George Osborne, e inmediatamente ha desatado la euforia entre las ONG: e s “un día histórico”, ha celebrado UNICEF. “ Es una gran victoria“, ha dicho en su primera reacción Save the Children.

Reino Unido se convierte, en plena crisis, en el primer país del G8 (las potencias económicas y militares más poderosas del mundo) en cumplir una vieja reivindicación del mundo de la solidaridad y la cooperación al desarrollo: dedicar un 0,7% de la Renta Bruta Nacional a políticas de ayuda externa. Un británico con sueldo medio (unas 25.000 libras brutas anuales) dedicará 52 libras cada año a financiar proyectos de desarrollo, según cáculos de The Guardian.

Solo cinco países de referencia han aprobado un presupuesto tan redistributivo como el que ahora saca adelante el Reino Unido: son el dream team nórdico (Noruega, Suecia y Dinamarca), Holanda y Luxemburgo, todos por encima del 0,7%. Y ahora Reino Unido. El resto de países ha ingorado el compromiso alcanzado en los años 70 en Naciones Unidas.

Inversión pública en Cooperación al Desarrollo en relación a la Renta Nacional Bruta. Datos del año 2011 (Fuente: OCDE)

Inversión pública en Cooperación al Desarrollo en relación a la Renta Nacional Bruta. Datos del año 2011 (Fuente: OCDE)

 

Se está desarticulando la política de cooperación”. Entrevista a Mercedes Ruíz . Presidenta de la CONGd- España

 

Por Ana María Camarero Gómez

En una mañana bastante desapacible, me recibe Mercedes Ruiz-Giménez, presidenta de la Coordinadora de ONGD-España. Esta madrileña de la quinta del 41, me espera en las oficinas de la organización situadas en un edificio cercano a la Gran Vía de Madrid.

Mercedes, viste un fular enredado al cuello de colores alegres que a penas deja entrever el blusón blanco que esconde bajo una chaqueta gris, pantalones negros y unas juveniles botas oscuras. De trato cordial y afable, utiliza la oratoria de forma ágil, enérgica y experimentada. No en vano ha dedicado más de 30 años de su trabajo en el ámbito de la cooperación a distintas organizaciones tanto en América Latina como en África y España.

¿Cuál es el papel de la Coordinadora dentro de la Cooperación Internacional. Cuál es la gestión que realizáis y el tipo de subvenciones que recibís?

La Coordinadora nace con la misión de articular el trabajo de las organizaciones no gubernamentales que se empezaron a desarrollar en España a partir de todas la reivindicaciones del 0,7%. Con un compromiso claro, que ya estaba explícito en nuestra Constitución, de trabajar por la cooperación internacional y conseguir apoyar mayores procesos de interdependencia solidaria, reconocida en nuestra Carta Magna y en la Ley de Cooperación. Con la aprobación de esta ley se da la mayor eclosión de ONG en apoyo de un trabajo en favor de una política pública de cooperación internacional.

Qué es lo que estamos priorizando en este momento. Estamos priorizando todo el trabajo de incidencia política, incidencia en la existencia de políticas públicas, no solamente en la de cooperación. Sino que estamos trabajando con movimientos sociales, con redes sociales, con plataformas del tercer sector en defensa de las políticas públicas sociales, incluyendo la de cooperación al desarrollo.

Nuestro trabajo es a nivel nacional, lo que ocurre es que está concentrado porque la mayor parte de las políticas públicas del Gobierno se dan en Madrid (85%), por esos muchas de las acciones se llevan desde aquí, pero las coordinadoras autonómicas son muy dinámicas en sus planteamientos y en las políticas propias de sus comunidades.

Nuestras líneas de trabajo son; en primer lugar, la defensa de la existencia de la cooperación al desarrollo. Es decir; en los últimos años, desde el 2009, empiezan a descender los fondos de ayuda oficial al desarrollo y de un porcentaje del 0,46% de fondos destinados a la ayuda al desarrollo, pasamos en los últimos presupuestos a un 0,20%. En términos de cooperación de organizaciones no gubernamentales la reducción acumulada llega a un 70%. Esto nos lleva a pensar que se está desarticulando la política de cooperación. No vemos realmente un interés por parte del actual Gobierno.

Los recortes no vienen dados sólo por la actual situación económica, por la crisis, por la mal llamada crisis, que yo considero más bien que es un desfalco. Estamos observando también un cambio en el modelo de cooperación al desarrollo que se había venido articulando y construyendo en los últimos diez años.

Y en un segundo lugar, evaluar de qué manera el crecimiento de la política de cooperación, de la inversión en fondos de cooperación, de una apertura hacia otros socios y hacia otros países, pasa por un cambio para poder adaptarnos a las necesidades de nuestras socias locales y de los países socios con los que trabajamos.

¿Cuántas organizaciones forman parte de la Coordinadora?

 

La Coordinadora en estos momentos está compuesta por 400 organizaciones, articuladas; una parte de ellas en coordinadoras autonómicas. Tenemos 17 coordinadoras autonómicas, que pertenecen a la coordinadora estatal. Y ésta, al mismo tiempo, coordina más de 90 organizaciones estatales. Por lo tanto, conformamos una confederación de organizaciones con una misma finalidad que es la defensa de la cooperación internacional, de lo que son todos los procesos de cooperación al desarrollo y al mismo tiempo de la defensa del propio sector.

¿La disminución de ayudas al desarrollo impuesta por el Gobierno os está obligando a un cambio en el patrón de cooperación?

zoom

La asfixia de los que ayudan-Las ONG sufren como uno más los recortes de las subvenciones y concursos de las administraciones El retraso en los pagos las obliga a parar proyectos o recurrir a créditos

La asfixia de los que ayudan

Las ONG sufren como uno más los recortes de las subvenciones y concursos de las administraciones El retraso en los pagos las obliga a parar proyectos o recurrir a créditos

Ángela Alba | Actualizado 03.02.2013 – 01:00

zoom

 

En estos tiempos difíciles los colectivos que luchan por la igualdad y la solidaridad están sufriendo una asfixia que los obliga a retrasar o paralizar proyectos de cooperación, educación y sensibilización. En manos de las ONG está la defensa de los derechos de los más débiles, la ayuda a los más vulnerables, en una de las épocas más complicadas de las últimas décadas en España. Pero sin recursos económicos es difícil llevar a cabo esta tarea. La solidaridad también tiene un precio y en periodos de crisis, ¿quién ayuda a los que ayudan?

En Córdoba hay alrededor de medio centenar de ONG (43 de ellas englobadas en la coordinadora Córdoba Solidaria) que en la actualidad sufren como uno más los recortes presupuestarios. Hacer lo mismo con menos es el objetivo de estas asociaciones, que en los últimos dos años han visto mermadas las subvenciones o concursos convocados por las administraciones públicas. Además, en la mayoría de los casos también ven cómo los pagos tardan en llegar, por lo que sus economías se ven apuradas, como explica Erin McNulty, presidenta de Córdoba Solidaria.

Una gran cantidad de los fondos de estas organizaciones llegaba de subvenciones públicas, que ahora se han recortado o eliminado debido a los planes de ajuste. Los recortes se han producido tanto a nivel local como autonómico y estatal, lo que “está siendo brutal”, y por otro lado “las administraciones tienden a tardar mucho en los pagos”. Esto hace que disminuyan los fondos que manejan las organizaciones y la tardanza “asfixia las tesorerías”. Las consecuencias se ven sobre todo a nivel de recursos humanos, ya que han tenido que reducir sus plantillas, y en sus proyectos, que en muchos casos están paralizados. La parte positiva está en el gran número de voluntarios que las ONG siguen moviendo a pesar de la situación. “El compromiso humano es muy amplio”, señala la presidenta de Córdoba Solidaria, aunque “está siendo bastante difícil seguir ejecutando en el día a día nuestros proyectos”.

La disminución de fondos de las agencias de cooperación española y andaluza ha herido a muchas organizaciones. Por ejemplo, un 80% de los fondos de VSF Justicia Alimentaria Global provienen de la Agencia Andaluza de Cooperación, aunque también recibe fondos a nivel nacional y local. McNulty, también coordinadora de la delegación en Andalucía de esta ONG, apunta que “se han visto afectados sobre todo los fondos estatales”. En 2012 recibieron “una cantidad muy inferior a lo normal”, además “habitualmente nos aprueban cuatro o cinco proyectos pero nos han financiado uno y pequeñito”. A nivel autonómico esta organización sigue teniendo apoyo, pero el problema está en que la Junta de Andalucía “está tardando mucho en pagar”, incluso “todavía no hemos recibido los fondos de todos los proyectos de 2011”. La responsable en Córdoba de VSF Justicia Alimentaria Global manifiesta que el pasado año la Junta redujo a la mitad la cantidad destinada a convocatorias de concurrencias competitivas. En su caso concreto, les han concedido entre un 10 y un 15% menos de subvenciones de lo que era habitual.

Otro de los problemas que están teniendo está relacionado con las exigencias burocráticas ya que las administraciones tienden “a pedir reintegros y machacar a las organizaciones a la hora de justificar las subvenciones. Hay que ser totalmente transparente, en eso los apoyamos, pero cada vez exigen más, cosas que llegan a ser incluso absurdas”, denuncia McNulty. Esta ONG no se ha visto afectada por la crisis a nivel de socios. “Por lo general nuestra base social se está manteniendo, las bajas se suelen suplir por alguna que otra alta”.

La Asociación Andaluza por la Solidaridad y la Paz ASPA también ha notado los recortes en su seno; por una parte a nivel de recursos humanos, y por otro lado porque “tenemos prácticamente todos los proyectos que estábamos ejecutando parados”, expresa Fausto Guzmán, responsable de contabilidad en Córdoba de la entidad. Otros se van retrasando, como uno cofinanciado con el Ayuntamiento de Córdoba que tenía que haber empezado el 1 de enero de 2012, pero como el dinero no llegó a tiempo comenzó el 1 de noviembre, “con todo lo que eso conlleva en el trabajo que realizamos en Ecuador”, apunta Guzmán. Por otro lado, la Junta “todavía nos debe proyectos de educación y sensibilización, que están aprobados desde 2011”. También el Ayuntamiento de Granada tiene una deuda con ellos. “Hemos tenido que ir adelantando de nuestros dinero, cuotas de socios y donaciones”, expuso.

ASPA tiene dos tipos de iniciativas, las de cooperación al desarrollo, sobre todo en América Latina, y las de educación y sensibilización en Andalucía (talleres, exposiciones y otras actividades). A pesar de los malos tiempos, en 2012 los ingresos por socios no disminuyeron, lo que muestra la capacidad solidaria de los cordobeses. “Este año pasado ha sido quizás el que más socios hemos hecho en los últimos diez años, con nuevas incorporaciones y otros socios que se han subido la cuota, aunque también nos han llamado algunos porque estaban en paro y no podían pagar”, aclara Guzmán.