Esta madrugada se ha conocido la sentencia en el juicio por el asesinato de la líder indígena y ecologista Berta Cáceres en 2016. Se han declarado culpables a siete de los ocho acusados, pero no a los autores intelectuales de este crimen y del intento de asesinato de Gustavo Castro.

Ecologistas en Acción se ha sumado a la condena del COPINH (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras) para denunciar las irregularidades de todo el proceso. También para señalar que el Ministerio Público tiene en su poder información respecto a la vinculación de otros actores de la estructura criminal relacionados con la empresa DESA (Desarrollos Energéticos, S.A.), responsable del proyecto hidroeléctrico de Agua Zarca contra el que Berta Cáceres, como activista del COPINH, estuvo luchando durante sus últimos años.

La organización ecologista ha publicado un manifiesto en el que enumera una lista de puntos por los que el proceso judicial ha sido irregular: impedimentos para que la representación privada de la familia accediera a pruebas recabadas por el Ministerio Público, la falta de análisis de la mayoría de objetos incautados o dejar sin representación privada a las víctimas y la familia en el proceso, son algunos de ellos.

Para Ecologistas en Acción el Estado de Honduras tiene la obligación internacional adquirida en virtud de la firma de diversos instrumentos internacionales y de su propio ordenamiento interno, de garantizar la plena representación de la familia de la víctima y el del COPINH en el procedimiento judicial.

Por todo ello, Ecologistas en Acción ha exigido que se garantice una investigación diligente, independiente y conforme al debido proceso, para que se identifiquen, juzguen y sancionen a todos los responsables, materiales e intelectuales de todos los hechos y circunstancias en torno al asesinato de Berta Cáceres.

Fuente: Ecologistas en Acción